Fénix

13 05 2009

Parece mentira…

Hay veces en que podría compararme con Funes el Memorioso, puedo decir, con orgullo y pena a la vez que mi memoria es mi perdición.

2 años, 2 meses y 28 días.

Atesoro fechas dolorosas, fechas de dicha, números, hechos, situaciones.

A veces se me escapan detalles, cierto, pero las heridas en mí no cicatrizan, sólo reviven, para que la carne siga ahí, expuesta, dejándome indefenso ante el dolor.

Dolor causado por un destino que no elegí, que no busqué, pero acepté como mío y decidí seguir hasta las últimas consecuencias. No me escapo de él.

2 años, 2 meses y 28 días pasaron desde el momento en que morí.

Y volví de mis cenizas.

No fue la primera vez que sucedió. Tampoco sería la última. Pero estaba en pleno proceso. Volver de las cenizas no es instantáneo para mí. No soy como otros Fénix. Cada vez que revivo paso por un momento de desprotección, como una pequeña infancia dentro de cada ciclo vital, cada reencarnación.

Y fue así como llegué a la adolescencia de esa vida, con los descuidos típicos que podría tener.

La reina araña tejió su telaraña y yo por distraído, por verde, porque desde que volví no pude madurar de la adolescencia, caí, no lo busqué, ni de casualidad. No pensaba acercarme a ella. Tal vez fue ella la que la tejió cerca mío.

No sé como carajo sucedió, pero cuando reaccioné no podía zafarme.

Quise.

Intenté.

Y cedí. La araña se acercó a mí. Pero supe que las arañas no se lo comen a uno vivo, esperan que uno se muera para convertirlo en su alimento

Fue así que esperé pacientemente mi fin.

Pero no, al poco tiempo decidí reaccionar otra vez. Casi me libero de la telaraña. No sé que sucedió ahí, pero cuando me di cuenta otra vez estaba rendido.

Y cuando sentí el aliento de la muerte cerca mío. Cuando ese olor a sangre rancia viciaba el aire y lo espesaba. Cuando creí que la araña se iba a hacer un festín de mi futuro cadáver, me dejó ir.

Pero antes se quedó con mis alas.

¹– Esto no tiene ningún rigor científico en lo absoluto, es meramente literario e ilustrativo.


Acciones

Information

2 responses

13 05 2009
Udai

Sin tus alas, cuanta libertad te quedo? Acaso no sera que la araña se esta divirtiendo con vos? y tu nueva libertad no sea una ilusión?

13 05 2009
Maxi

Soy libre porque tengo los pies, todavía puedo ir donde quiera, sólo que ya no puedo volar.
Y a ciencia cierta no sé si se divertía o quería alimentarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: