Exorcismo

18 03 2008

Tal vez sin buscarlo conscientemente, la sangre que corre por mis venas corroe día a día la coraza metálica del demonio que habita en mí.

Me dí cuenta el domingo pasado. Mi vieja contaba en la mesa cómo fue la noche en que operaron a mi hermano cuando éste era un recién nacido.  Si bien hoy en día mi hermano goza de mejor salud que yo, y en su momento yo era bastante chico, tengo pocos recuerdos y comprendía poco la magnitud de la situación. Sentí por un momento cómo mis ojos se ponían vidriosos, y una angustia oprimía mi pecho, pero controlé la situación.

Ayer sucedió otra vez.

Mientras veía por televisión cómo un hombre perdió el control, atropelló al menos a ocho personas y arrastró a otra por debajo de su auto, la cual murió camino al Hospital (Y encima estos medios morbo/amarillistas que no dejan pasar una) tuve que dejar el comedor porque otra vez me sentí mal. Muy mal por lo que le había pasado al pobre hombre que fue arrastrado y murió asesinado.

 Tengo miedo de perder definitivamente el control sobre mis emociones.

Anuncios




Dualidad incompleta

3 03 2008

Hace un largo tiempo ya, bañado en ira, convoqué a Dite. Le ofrecí mi alma a cambio de que me convierta en uno de los suyos.

Ya me había desencantado del mundo. Mis valores, mi lealtad, mi estoicismo ante la adversidad nunca me llevaron a nada. Estaba rendido.

Le imploré que me convierta en un demonio, en uno de los suyos. Pero ¿acaso alguien recibió exactamente lo que pedía a cambio de su alma?

Fue así que me convirtió en un Demonio incompleto, dejándome ser un Hombre a medias.

Dos caras

Cuando deseo ser un Hombre, no soy más que un Monstruo simulando sentimientos, mis emociones están incompletas, y mis motivaciones, amorales.

Cuando deseo ser un Demonio, soy sólo un Humano, lleno de miedos e inseguridades, incapaz de llevar a cabo sus propósitos por culpa de sentimientos interponiéndose.

Es así como esta maldición cada vez me limita más…

Dualidad

Si pudiera librarme de ésta, aún estaría en la encrucijada…

¿Renunciar por completo a mis sentimientos para disfrutar del poder? ¿O recuperar la posibilidad de ser feliz, haciéndome a la vez altamente vulnerable?