No sirve ni para espiar

21 11 2006

Al menos esa frase definía a Estela “Isabel” Martínez (en ese momento no era “de Perón).

Cuenta la historia que ella, durante el exilio de Perón (todavía no había llegado a España, boyaba de un país latinoamericano a otro, casi siempre se tenía que rajar por un golpe de estado) se acercó para informarles de sus planes a la SIDE. Pero Perón no era ningún boludo, podrán decir cualquier cosa de él, menos que era boludo. Entonces la usaban para hacer contrainteligencia, le pasaban información falsa, para boludear a los de la SIDE. Y ella se creía todo.

Perón llegó a darle un voleo en el traste, pero uno de sus colaboradores intercedió para que se arreglen (ya no se contactaba más con los Servicios). Gracias a él fue vicepresidenta. Gracias a él fue presidenta. ¿Quién carajo nombra a su mujer como compañera de fórmula si demostró tal inutilidad desde un primer momento?

Perón era un boludo.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: