Pequeño déspota

17 07 2006

Por más liberal que se crea uno, uno siempre es egoísta, por más zurdo que uno sea, siempre hay un pequeño déspota esperando para salir.

Hay tipos como Richard Stallman, que se llenan la boca hablando de la libertad, y llevan sus conceptos tan allá como pueden, precisamente flirteando con el despotismo de querer obligarte a usar soft libre.

Así también yo tengo a un pichón de Mussolini, aunque no ideológicamente, sino mas bien por la manera de querer implementar mi opinión.

Y obviamente gente como yo chocamos con los que tienen una personalidad parecida. Ahí es cuando entra en juego la diplomacia y la retórica. O cedés (el culo por ejemplo) o convencés al otro que ceda (o sea la otra persona te lo entrega y encima te lo agradece).

Todo depende de la inteligencia o de la agresividad de la otra persona. Hay veces que no vale la pena arriesgarse a comerse un schiaffo.

A todo esto iba a escribir algo más, pero se pueden ir al recalcado carajo. Me cago en ustedes.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: